redes sociales

Compartir
Recomendar
   
atencion al cliente, presupuestos e informacion

 
 
ferula-ortopedica
 
 

Ferulas ortopedicas

Dentro de la rama de la medicina, se llama férula a un dispositivo de metal, generalmente aluminio, por su maleabilidad, así como también de madera, yeso, tela, plástico o cartón, aplicado con fines terapéuticos. Su uso más frecuente es para tratamientos de fracturas y esguinces, así como también como complemento durante cirugías o en procesos odontológicos. Generalmente las férulas se utilizan para mantener en posición o sostener y mantener inmóviles partes especificas del cuerpo, particularmente aquellas articuladas.

Pueden ser utilizadas de forma provisoria antes de comenzar un tratamiento definitivo, como por ejemplo tratamiento de fracturas, donde, en ciertos casos, se inmoviliza la zona afectada para que pueda posteriormente ser operada.

 
 
 
 

Diferentes zonas del cuerpo en donde se usan

También se utilizan estas férulas de forma más prolongada, hasta el momento de la curación, permitiendo mediante la inmovilización que los tejidos lesionados cicatricen y recuperen su estado original, lo cual se dificulta si la zona en cuestión se encuentra en constante movimiento. Las férulas ortopédicas pueden utilizarse también para mejorar la circulación venosa y linfática, y para corregir o evitar deformidades, las cuales pueden ser por malformaciones genéticas o como resultado de accidentes. Las férulas se distinguen según la zona del cuerpo en la que son aplicadas, según su estructura y el material del que están hechas. Pueden ser rígidas, como las de madera, moldeables, como ocurre con las férulas de aluminio, por ejemplo, o funcionar por tracción.

Las férulas que se utilizan con más frecuencia por el hombre son aquellas utilizadas para fracturas de rodillas, seguidas por las que se utilizan para movilizar en caso de esguinces o fracturas de muñecas, dado que ambas son zonas de mucho movimiento, por lo tanto de difícil recuperación en caso de daño en el hueso. Terceras en la lista se encuentran las férulas de Henequén, las cuales consisten de cortes de tela enyesados y se utilizan principalmente para curar las fracturas del brazo. Además de las populares férulas de las cuales hablamos anteriormente, existen una gran variedad de férulas con usos más específicos, pero que son tan útiles y necesarias como las otras. La primera de esta lista de férulas que vamos a mencionar es la férula en aeroplano; esta férula está hecha de alambre y se utiliza combinada con un vendaje enyesado para la recuperación de fracturas en el torso o, más específicamente, del brazo.

La férula de Anderson se aplica para la fijación de las fracturas, consistiendo de dos largos tornillos o clavos, los cuales se fijan en el hueso en la zona anterior y en la posterior a la fractura; estos tornillos son también fijados a un módulo externo, el cual permite lentamente la reparación del hueso en cuestión. La llamada férula de Denis consiste de varias férulas especiales, las cuales están unidas mediante una barra, y se utiliza normalmente tanto para pies como para la zona del ante brazo. La férula de coaptación consiste de varias tabillas, las cuales se ajustan alrededor de un miembro fracturado, volviendo a unir de esta manera los fragmentos rotos. La Böhler-Braun es una férula metálica utilizada exclusivamente para tratar fracturas específicas del fémur.

 

 

 
 

Las mejores ferulas del mercado

Dentro de las férulas más utilizadas exclusivamente en la cara, la más común es la férula de Watson-Williams, la cual se aplica para fracturas en la nariz. A esta la sigue la férula de Asch, la cual es en forma de tubo y se utiliza similarmente en las operaciones de la nariz. La férula de Carter es un puente de acero con bisagra y orificios utilizado para corregir el puente de la nariz en operaciones. Luego nos encontramos con la férula bucal, la cual se utiliza en la zona de la boca, con diferentes funciones. Un uso muy común para la férula bucal es para la fijación de prótesis. En general esta férula se coloca en la superficie bucal, estando conectada a una dentadura parcial, para mantenerla en posición; muy similar a esta es la férula de mantenimiento de ortodoncia, la cual se coloca en el paladar y sobre la lengua, conteniendo los dientes dentro para evitar que se muevan y arruinen el trabajo previo hecho por la ortodoncia. La férula de periodoncia funciona de la misma forma que la de ortodoncia, únicamente que es utilizada después de tratamientos periodontales; similarmente, la férula quirúrgica bucal se utiliza para evitar el movimiento de los dientes luego de una operación.

La férula de desprogramación tiene como función el modificar la separación de los dientes del paciente. Se utiliza, básicamente, para evitar que los dientes entren en contacto, logrando así que la mandíbula se encuentre en la posición adecuada al morder, mejorando la mordida y evitando el desgaste de los dientes. Si bien la férula es un elemento medico utilizado para beneficio del paciente, este dispositivo puede ser improvisado con elementos del hogar en ciertos casos de emergencia. Si bien en evento de una fractura expuesta que requiera una operación quirúrgica, es probable que no sea posible, pueden utilizarse férulas caseras para inmovilizar por ejemplo muñecas y dedos en caso de esguinces o fracturas. De esta manera en muchos casos se aumentan las posibilidades de una recuperación total, ya que inmovilizar una fractura desde el principio evita que el daño empeore y ayuda a que comience el proceso de curación lo antes posible.