redes sociales

Compartir
Recomendar
   
atencion al cliente, presupuestos e informacion

 
 
ferula-dedos
 
 

Ferulas para dedos

Una férula es un dispositivo metálico, de madera, yeso, tela, plástico o cartón, utilizado aplicado en tratamientos terapéuticos. Generalmente se utiliza para tratar fracturas o esguinces, o como complemento durante cirugías o para procesos odontológicos.

Se utilizan normalmente para mantener en posición partes especificas del cuerpo, normalmente las articuladas, sosteniéndolas y manteniéndolas inmóviles. Se utilizan tanto de forma provisoria anteriormente al inicio de un tratamiento definitivo, como sucede a veces en caso de fracturas, en los que se inmoviliza la zona para que luego sea tratada quirúrgicamente, como de forma prolongada, desde el momento de inicio de la afección hasta la curación.

 
 
 
 

¿En que situaciones se aplican?

Además de esto, las férulas ortopédicas suelen utilizarse para mejorar la circulación tanto venosa como linfática, y para corregir deformidades, ya sean estas malformaciones genéticas o hereditarias o consecuencias de accidentes. Se puede distinguir las diferentes férulas según la zona del cuerpo en las que se utilizan, así como también según su estructura y material. Las hay rígidas, como por ejemplo las de madera, moldeables, como las férulas de aluminio, o funcionar por tracción, como las férulas utilizadas en el ámbito hospitalario. Dentro de la gran variedad de férulas que existen para uso terapéutico, las más utilizadas son aquellas para fracturas de rodillas, al igual que las utilizadas para esguinces o fracturas de muñecas, ya que ambas zonas son muy articuladas y se encuentran en constante movimiento, lo que hace que la recuperación de los tejidos se dificulta sin inmovilización. Las férulas para dedos pueden no ser las más frecuentes para tratamientos traumatológicos, pero aun así son extremadamente importantes para la medicina.

Las férulas para dedos son normalmente de aluminio o de madera, dependiendo del tipo de tratamiento que se requiera. Las de aluminio son utilizadas en casos de esguinces o golpes fuertes en los dedos, ya que su flexibilidad permite inmovilizar el dedo sin que se encuentre totalmente estirado, lo cual puede resultar considerablemente incomodo. En caso de fracturas, por el contrario, se requiere que el dedo se encuentre erguido totalmente, de forma que el hueso sane y vuelva a su estado original, lo cual es imposible si el dedo se encuentra flexionado, por lo que se utilizan férulas de madera. Además de estas, las cuales son las más comunes encontradas en farmacias y para usos caseros, existe una gran cantidad de férulas para dedos especializadas para cada tipo de tratamiento. Bajo definición, una férula para dedos es una ortesis confeccionada con materiales rígidos que ejerce presiones mediante apoyos y está controlando la extensión de los dedos.

Su función es la de inmovilizar la articulación o segmento para permitir que se recupere y prevenir o frenar el desarrollo de deformidades. Estos dispositivos suelen ser elaborados y estar fabricados a medida. Un tipo de férula para dedos es la que se utiliza para tratar la artrosis trapecio metacarpiana, así como también fracturas, lesiones tendinosas y artritis, condiciones que pueden afectar la articulación del pulgar. Se utiliza el nombre de ortesis pasiva para dedo pulgar para referirse a esta férula, y consiste de una estructura normalmente de plástico que se aferra a la muñeca y continua extendiéndose a lo largo del pulgar, manteniéndolo en posición; puede ser tanto de uso diurno como nocturno y es retirado habitualmente para realizar inspecciones de la piel.

 

 

 
 

Materiales de fabricacion

Las ortesis pasivas para el resto de los dedos se dividen en varios tipos. Las primeras a ser mencionadas son las férulas de Stack, ortesis de material rígido con almohadilla que inmovilizan la articulación interfalángica que se encuentra híper-extendida. Esta fabricada con polipropileno y su forma envuelve el dedo a forma de capuchón. Luego nos encontramos con las ortesis inmovilizadoras de duraluminio, fabricadas con el metal moldeable que indica su nombre y forradas con material esponjoso a modo de almohadilla. Se utilizan para inmovilizar las articulaciones entre las falanges proximales, envolviendo el dedo al estar doblados al medio. Las barras de duraluminio se utilizan en ocasiones para simular las ortesis del mismo material, ya que al ser flexibles pueden confeccionarse de la misma forma que las ortesis, pero adaptándose a las necesidades del paciente en cuanto la inmovilización.

Este tipo de barras pueden estar acolchadas, pero dicho acolchado debe ser adquirido por separado y adaptarse a la longitud de la barra. Las ortesis estabilizadoras de fracturas poseen una forma similar a las de duraluminio, y se utilizan para inmovilizar y estabilizar fracturas de la falange distal. En muchos casos, dado que ambas son similares en cuanto a forma, material y uso, suele considerarse que las ortesis inmovilizadoras de duraluminio son un tipo de ortesis estabilizadoras de fracturas, ya que, si bien no se utilizan para eso, puede cumplir esta función a la perfección. Además de estas, otras férulas para dedos que deben ser mencionadas son las ortesis de extensión progresiva, utilizadas para tratar la enfermedad de Duyputren, las ortesis estabilizadoras de dedos, las cuales permiten estabilizar y alinear las articulaciones, mejorando su función, y las ortesis activas tanto para dedos como para pulgar, utilizadas tanto para extender las articulaciones como para ayudar con la flexión de las mismas.