redes sociales

Compartir
Recomendar
   
atencion al cliente, presupuestos e informacion

 
 
fajas-de-ortopedia
 
 

Fajas de ortopedia

Una faja es una pieza tubular de tela estrecha que se coloca alrededor del torso por diferentes motivos. En su momento las fajas eran utilizadas como un distintivo de los generales militares; hoy en día, pueden ser utilizadas como accesorios, si se trata de piezas de ropa, o puede que se trate de fajas de ortopedia.

Si se habla de fajas ortopédicas, estas pueden tener dos funciones, una estética y la otra medica. En el primer caso, el caso estético, las fajas ortopédicas se utilizan para realzar la figura, pronunciar la cintura, levantar los glúteos y senos y mejorar la postura.

 
 
 
 

Los diversos usos para las fajas

En el caso de las fajas ortopédicas para uso médico, pueden ser para uso post operatorio de cirugías estéticas o abdominales, para ayudar a recuperarse de un accidente o por casos de mala postura por simple genética. Las fajas de ortopedia pueden tener varias formas, así como varias utilidades, pero generalmente están hechas de una tela elástica y resistente, que puede tener desde 0.4 hasta 2.5 centímetros de ancho; son normalmente tubulares, y de colores claros semejantes al color de piel, para que puedan camuflarse debajo de la ropa sin que sean demasiado notorias. Las fajas ortopédicas pueden encontrarse en varios modelos, ya sean piezas enteras que funcionan como bandas elásticas, siendo colocadas por sobre la cabeza, o piezas que poseen abrojo u otro tipo de enganche, de modo que se cierran o envuelven sobre el área que se desea cubrir. En el caso de las fajas de ortopedia para usos estéticos, estos usos pueden ser múltiples. Generalmente, sin embargo, son utilizadas por mujeres –y por un porcentaje considerablemente menor de hombres, para aplastar ligeramente el torso, dando la ilusión de un estomago mas plano. Además de esto, las fajas de uso estético son utilizadas comúnmente para resaltar mejorar la postura y levantar el busto; esta última función es tan común que incluso se desarrollo una variación de la faja ortopédica a modo de sostén para utilizar sobre el corpiño de las mujeres, así resaltando el escote.

Las fajas son utilizadas con gran frecuencia como una ayuda para perder peso, ya que ayudan a adelgazar el cuerpo por sudoración. Además de esto, utilizar fajas mientras se practica una dieta para bajar de peso logra modelar el cuerpo e incluso impulsa la perdida de grasa, ayudándola a acomodarse en las partes del cuerpo en las que debe encontrarse. Cuando se trata del uso de fajas durante y post embarazo, se considera un caso tanto estético como médico. Las fajas de ortopedia ayudan a levantar el vientre si se encuentra muy bajo, además de que contribuyen a mantener una buena posición cervical; utilizarlas hace que se libere parte de la presión que se produce en la pelvis por el peso del bebe, disminuyendo así también los efectos que puede causar este peso sobre la espalda. En el caso del post embarazo, las fajas ayudan a que los tejidos vuelvan a su estado natural, de manera que no se encuentren sobrando alrededor del abdomen, evitando así que la piel en esta zona resulte flácida, y logrando una recuperación de la figura más fácilmente.

 

 

 
 

¿Tiene alguna contraindicacion usar faja?

Dentro de las fajas ortopédicas para usos médicos, la faja lumbar es la más utilizada de todas. De la misma forma en la que mejora la postura y oculta la grasa indeseada en los casos estéticos, la faja lumbar actúa sobre el hombre, empujando el diafragma hacia arriba y abajo, disminuyendo la contracción de los músculos de la espalda. También actúa sobre la columna vertebral, sobre los segmentos del área lumbar, aumentando su rigidez. De esta manera se logra aliviar dolores en la zona abdominal y en la parte baja de la columna, los cuales pueden o no ser causados por lumbago. Cuando las fajas ortopédicas se utilizan para post operatorios puede ser por diferentes motivos; en el caso de que el tejido de la zona sea aun muy sensible, como puede ocurrir en recuperaciones de quemaduras, la faja ayuda a protegerlo y hacer que vuela a adherirse al cuerpo y recupere su fortaleza natural. En cuanto a operaciones de la zona lumbar, luego de las cuales el paciente puede moverse por si solo pero aun se encuentra dolorido, la faja ayuda a evitar que este haga movimientos que le resulten dolorosos o que puedan perjudicar su recuperación.

Si bien generalmente las fajas ortopédicas son bien recibidas, ya que son de gran ayuda en las recuperaciones operatorias y para evitar o calmar dolores de espalda, estas también tienen sus contradicciones. Si son utilizadas al hacer ejercicio, las fajas pueden causar irritación en la piel, así como generar incomodidad y provocar dolores musculares en la zona abdominal. En ciertos casos, ha ocurrido que la faja se contraiga con los movimientos, presionando la zona del estomago y, en ciertos casos, el pecho, ocasionando así problemas respiratorios. También ha habido casos en los que, en vez de mejorar la postura, las fajas ortopédicas no actúan como corresponde y modifican la forma de la columna de forma negativa, empeorando la postura y empeorando los dolores de espalda. A pesar de esto, y si bien todos estos riesgos mencionados anteriormente pueden ocurrir, en la mayoría de los casos la faja ortopédica mejora la situación de quien la utiliza, por lo que, a pesar de sus contradicciones, las fajas siguen siendo recomendadas por los médicos.