redes sociales

Compartir
Recomendar
   
atencion al cliente, presupuestos e informacion

 
 
muletas-para-ninos
 
 

Muletas para niños

Las muletas para niños no difieren de las muletas para adultos las única as diferencias son en su tamaño pero después hacen el mismo trabajo efectivo que las muletas de adultos. Se usan para niños que tengan alguna enfermedad congénita o hayan padecido algún accidente. Las muletas para niños se comienzas a usar cuando el niño ya no sea cae al deambular, se supone que un niño con estas características estaría usando muletas a partir de los 5 años.

El uso de las muletas etaria beneficiando al pequeño en tener más confianza para desarrollarse. Las muletas pueden ser regulables según talla y peso del niño, las mejores son las de aluminio ya que son muletas livianas que además podrán fácilmente manipular.

 
 
 
 

Muletas especialmente diseñadas

Un niño con muletas no es hoy más un niño que llame la atención ya que la idea es que estos niños con alguna discapacidad sean adaptaos por sus pares. Un niño muchas veces tiene miedo de concurrir con algún aparato de ortesis porque puede ser el blanco de burlas, de todas formas si es un tema pasajero se podrá evaluar mejor que si es una muleta permanente, ahí el trabajo con la maestra y equipo técnico deberá ser más cuidadoso ya que puede generarle cierto malestar y no sentirse incluido. Los tipos de muletas pueden ser según el tamaño y el material clasificadas en , muletas de codera integral, muletas de codo, muletas axilares, muletas multimodal, muleta de antebrazo, muleta anfibia (sirve para los natatorios) etc; todas estas muletas para niños tienen su altura regulable, livianas y ajustables en tres partes para que el niño se sienta seguro, a la altura del puño, en la codera y la altura de talla del punió al suelo, la marcha silenciosa está dada por las gomas que sirven para que no se deslice, si el color de la muleta es de color divertido y tiene además alguna etiqueta fluorescente no pasara como una muleta mas.

La idea es que el niño no se sienta discriminado por el uso de un aparato ortopédico. De todas formas los pediatras han observado un aumento en las lesiones de los niños con muletas, también en las sillas de ruedas y en caminadores tomando como referencia un periodo que va desde el año 1991 hasta el 2008, la cantidad de lesiones aumenta y no son meros números, agrupando datos esas lesiones aumentaron en dos décadas, los accidentes más comunes son las caídas debido al mal uso. Lo que más impresionó fue que a la cabeza de la investigación la silla de ruedas eran las más peligrosas, llevándose casi el 67% de los casos en la investigación. Se entendió que la mayoría de los niños no fueron hospitalizados pero 4 de cada 100 lesiones fueron bastante graves como para necesitar una internación. Las lesiones eran traumatismo cerebrales, y las hospitalizaciones con periodos de internación más prolongados habían sido causadas por caídas con muletas.

 

 

 
 

Algunos consejos para que el niño se acostumbre

Es muy difícil para un niño hacerle entender que no puede jugar con muletas porque en su esencia sigue siendo un niño, aunque sea un niño con problemas de movilidad. Las lesiones en la cabeza eran las más recurrentes y el promedio de edad era por debajo de los 10 años, jugar con las muletas o pararse en la silla de ruedas era lo que ocasionaba los golpes. Las caídas se debían a perdida de equilibrio o encontrarse con alguna barrera arquitectónica que le impedía el paso. Los pediatras y la familia de todas formas habían sido loe encargados de enseñarles el uso correcto de estas ayudas técnicas, de todas formas el uso de muletas y sillas de ruedas ha ido aumentando debido a que los avances tecnológicos facilitan hoy su uso. Los tipos de accesorios se adaptan mejor tanto en niños como en adolescentes, pero la salida a la calle no es un tema menor.

Realmente la calle no está preparada para hacerle la vida fácil a un discapacitado. Es muy difícil lograr que se respete a una persona con silla de ruedas o muletas cuando la calla es un caos, menos cuando se trata de un niño. Una tarea que se debe realizar en los centros de estudio, es ayudar a través de charlas a concientizar a la gente sobre discapacidad. Tomar conciencia que solo con la integración se llega a mejorar a una sociedad en sus valores. Trabajar en equipo en donde todos los niños participen y los que no usan estas ayudas técnicas tengan la posibilidad de sentir que es tener un impedimento motor. De esa forma podrá darse cuenta que su compañero de escuela no es diferente sino que es una persona que necesita más tiempo para la ejecución de tareas simples pero que va a logra a hacerlas. Hacer relatos con cuentos que hablen de la discapacidad, también puede ser un buen motivador, dependerá de la habilidad del maestro poder realizar la integración o no.