redes sociales

Compartir
Recomendar
   
atencion al cliente, presupuestos e informacion

 
 
tipos-muletas
 
 

Tipos de muletas

¿Cuando debemos utilizar muletas? Cuando tenemos impedimento para movilizarnos, una pierna nos queda inmovilizada y debemos sostener el cuerpo en la otra pierna. Es decir que los tipos de muletas, nos ayudarán en circunstancias que involucren lesiones tales como el uso de yesos, esguinces, o en un caso más grave, la amputación de un miembro inferior.

Una muleta es una ayuda frecuente y es el médico ortopedista es que nos indicara que tipo de muletas usar. No es cualquier muleta y no sirven para en todas las situaciones, las ayudas técnicas, también pueden ser bastones o andadores, pero todo dependerá de cada individuo y su estado de salud.

 
 
 
 

Tipos de muletas dependiendo del tipo de lesión que tengas

Hay personas que están en un muy buen estado físico y tienen aptitud para poder utilizar una muleta, otras no tendrán fuerzas suficientes como para poder aprender a desplazarse por lo tanto no son aptas para todos. Distribuir el peso del cuerpo con ayuda de las muletas implica que hay que ajustarla a la altura y peso de la persona, son ayudas fáciles y sencillas pero también puede suceder que la persona no se adapte o no quiera usar las muletas. En este caso la última opinión la dará el médico tratante que en conjunto con el kinesiólogo nos dirá que tipo de muletas son las más convenientes. Hay muletas que son con antebrazo que son las llamadas canadienses, este tipo de muletas no cuentan con un apoya axilas sino que la seguridad está dada por un ajuste en el antebrazo y el apoyo de la mano en un gripp que está debidamente acondicionado para ello. También hay muletas que son con trípode o cutripode, en 3 o 4 patas que gracias a estos puntos de apoyo impiden el deslizamiento, también cuentan con un ajuste en el antebrazo. Son muletas que usan por lo general las personas de edad.

Las ayudas técnicas además en movilidad pueden ser los bastones y los andadores, que dan mayor independencia y también aplican para la gente mayor. Es muy importante que la persona acepte la muleta y que se adapte en caso contrario buscar alternativas para que se sienta más cómoda. Los materiales de estos objetos han ido variando con el tiempo, antes las muletas eran de madera, hoy son de aluminio más livianas y dan la posibilidad también de ser plegables. En la muleta común lo importante es que debajo de la axila donde se apoya todo el cuerpo tenga una protección indicada para que no lastime. El roce puede llegar a ser molesto, también hay una forma en el andar con muletas y es el kinesiólogo o terapista que se encargara de ensenarnos a usarlas. La goma que tienen en la parte inferior es la que impedirá a la muleta se deslizarse y así evitaremos una caída mayor.

 

 

 
 

Usos correctos

Los equipos técnicos de rehabilitación también son importantes a la hora de ayudarnos, ellos son los que nos harán la vida un poco más placentera frente a las molestias, en casos más difíciles como puede ser una amputación también será necesaria una buena terapia de apoyo para que la persona pueda volver a reinsertarse. Las personas con muletas axilares son las más jóvenes, este tipo de muletas requieren cierto acompañamiento del cuerpo que una persona mayor no puede realizar. Además este tipo de muletas seria un factor más de riesgo en caídas para una persona anciana y que no tienen ni fuerza ni equilibrio. Por eso el tipo de muleta para este caso sería un con mayor punto de apoyo como el trípode o el bastón. Las muletas se alquilan o se venden dependiendo del tiempo de rehabilitación. En cualquiera de los dos casos hay casas especializadas que se encargan de eso. En casos más serios hay muletas para niños que nacen con enfermedades como ser la parálisis cerebral en donde según el grado de parálisis es que tendrá la opción de silla de ruedas o muletas.

La parálisis cerebral se da muchas veces por una mala praxis médica durante el alumbramiento y afecta y daña al cerebro, según que parte fue afectada es que el niño tendrá alguna deficiencia tanto en el andar como en los otros sentidos. También la parálisis cerebral puede ser el resultado de un virus contraído durante el embarazo. En el uso de muletas estas serian una ayuda para mejorar el desplazamiento. El uso de cualquier tipo de muletas deja en manifiesto frente a los demás alguna discapacidad que es difícil de aceptar, pero a la primera que hay que ayudar es también a la familia que forma parte de este proceso de ayuda y adaptación. Es un trabajo en conjunto con toda la familia, más la cooperación y buena voluntad del paciente que a veces siente mucha vulnerabilidad frente a situaciones nuevas y desconocidas. Los médicos especialistas siempre se manejaran con tacto frente a esta circunstancia sirviendo también de punto de apoyo para el enfermo.