redes sociales

Compartir
Recomendar
   
atencion al cliente, presupuestos e informacion

 
 
fajas-ortopedicas
 
 

Fajas ortopedicas

Dentro de la amplia gama de elementos que se utilizan para mejorar la calidad de vida de las personas encontramos a las fajas ortopedicas. A estas fajas generalmente se las utilizan para fin de tratamientos lumbares en la mayoría de los casos y debidamente recomendadas bajo indicaciones médicas. Las fajas ortopedicas de tipo lumbares están confeccionadas con poliamida, monofilamento y elastómero recubierto de poliéster y látex.

Estas pueden ajustarse básicamente por abstracción y al mismo tiempo optimizan su rendimiento proporcionando seguridad a la hora de su utilización. Por otro lado, las fajas ortopedicas de yeso, son las que contienen cuatro capas de este material y cumplen con un efecto reductor debido a la deshidratación del tejido dérmico.

 
 
 
 

¿Para qué se usan las fajas?

Esto ayuda a obtener un aprovechamiento mayor para el objetivo al que se quiere llegar. También, existen las fajas elásticas de protección, estas son las que ofrecen más funciones ya que provienen y dan un tratamiento a las lesiones lumbares que se provocan por un sobreesfuerzo, además de proporcionar un soporte abdominal y lumbar. Debido al material con que están elaboradas pueden brindar una amplia comodidad al usarla por su particular elasticidad que contribuye a evitar la atrofia muscular. Con el objetivo que disimular el sobrepeso, muchas veces, se pueden tomar decisiones que dañan a la salud. Y una de las medidas inmediatas que se llevan a cabo para embellecer el abdomen, es el uso de las fajas. Según las opiniones de los cirujanos plásticos, las fajas ortopedicas y reductoras tienen su origen en el uso del corsé en el siglo XVIII, cuando las damas de esa época los empleaban a forma de exaltar las líneas de su cuerpo, disminuyendo así el volumen de la cintura, lo cual en varias ocasiones resultaba muy molesto porque hacía dificultar la respiración, y, además a lo largo del tiempo podía causarle una dilatación estomacal severa.

Por esto, es que muchos otros señalan que recurrir al uso de fajas ortopedicas no es muy conveniente, ya que debido a la presión que ejercen pueden llegar a dañar al sistema circulatorio, formando coágulos que provocarían una embolia. Sin embargo, otros afirman que el empleo de las fajas sólo es recomendable cuando lo indica un especialista, para completar un tratamiento, como por ejemplo, después de practicarse una presoterapia o de una liposucción a fin de la piel pueda fijarse en su lugar ejercida por una leve presión. Se puede utilizar a las fajas debajo de la ropa sin que se noten. También, se puede destacar que los diferentes modelos de estos complementos son muy prácticos y económicos en general. Estas fajas pueden brindar amplios beneficios según su tipo, están las estéticas y por otro lado, las de línea médica. Las primeras, reducen la cintura, abdomen y cintura, corrigen la postura, levantan el busto, glúteos y realzan la figura, son remodeladotes corporales y muy cómodas. En cambio, las segundas se utilizan con mayor frecuencia para la maternidad, en operaciones de busto, para liposucción, lipoescultura, corrección de malas posturas, problemas musculares, post- quirúrgica, etcétera.

 

 

 
 

Diferentes tipos y medidas

Existen fajas hechas en base al neopropeno, un material que ayuda en gran manera a mantener el movimiento que la persona realiza de acuerdo a las actividades de su cotidianeidad. Confeccionadas de un refuerzo lumbar de silicona insertado en sus laterales flexibles permiten la libertad del movimiento completo. Están diseñadas especialmente para proporcionar una sujeción, compresión y retensión de calor para prevenir y tratar las lesiones, siendo ideales para utilizar en la práctica de cualquier deporte. Desde el inicio de la humanidad cuando el hombree se ha visto en la necesidad de hacer uso de las distintas piezas de vestimenta para poder protegerse del clima frío, comenzaron a emplear muchos telares de diferentes materiales como la piel de animal y con el pasar del tiempo los hombres progresaron de tal manera que utilizaban otros materiales más resistentes como el algodón e hilos para mantener a su cuerpo en una temperatura apropiada. Entonces, se puede considerar que la faja surge desde los antiguos tiempos como un elemento más de los que constituía a la indumentaria. Era en esa época ya empleada para sujetar a la cintura tanto de los hombres como mujeres, y en especial para los niños recién nacidos. A través de la historia el empleo de las fajas se ha incrementado de forma tal que se hace cada vez más importante para su uso en diferentes modos.

En general, existen dos tipos de fajas una es la médica y la otra es la estética, las primeras que se emplean para fines de postoperatorio, para cuando se realizan cirugías plásticas, especialmente en abdominoplastías, esto favorece a que la piel se adhiera de una mejor manera a la pared abdominal. En la línea estética se puede mencionar a la función de realzar la figura, espigando la postura y levantando los glúteos. Por otro lado, las fajas ortopedicas se recomiendan para disminuir las molestias ocasionadas por lesiones en los grupos musculares de abdomen o espalda, su utilización casi siempre es temporal, es una de las terapias que se complementan con actividad física que fortalece la musculatura ubicada en el abdomen bajo y la espalda. Como se puede ver, existen muchas funciones que caracterizan a estas fajas y ayudan a obtener los mejores resultados posibles en el proceso de recuperación de alguna lesión y cuidar el cuerpo.