redes sociales

Compartir
Recomendar
   
atencion al cliente, presupuestos e informacion

 
 
medidas-sillas-de-ruedas
 
 

Medidas de sillas de ruedas

El nombre silla de ruedas puede ser utilizado para referirse a cualquier tipo de silla que tenga incluidas ruedas, pero sin embargo este término se utiliza casi exclusivamente para referirse a las sillas de ruedas que funcionan como ayuda técnica para personas con movilidad reducida o problemas de locomoción.

Estas sillas están adaptadas con un mínimo de tres ruedas, aunque en general poseen cuatro, y pueden ser tanto temporales como definitivas dependiendo de la necesidad de quien las utilice. Según la historia, por dibujos y pinturas que se han encontrado, se cree que las primeras sillas de ruedas fueron fabricadas en Grecia, hace aproximadamente ocho mil años.

 
 
 
 

Medidas especiales para sillas de ruedas especificas

Cuando se trata de adquirir sillas de rueda, dado que estas son en general hechas a medida, se deben tener en cuenta varios aspectos. Se deben considerar todas las medidas de quien va a utilizar la silla, desde altura hasta largo de torso y piernas, para asegurarse de que entre cómodamente en la silla y esta no le resulte muy corta o larga para, por ejemplo, apoyar los pies. Se debe tener en cuenta también el peso de quien la utilizara, ya que de esto dependerá el material que se utilizará para fabricarla, para asegurarse de que sea resistente y que no vaya a ceder ante el peso con el tiempo. Si bien las sillas de ruedas pueden hacerse a medida, esto es un proceso que no solo lleva tiempo sino que también cuesta una gran cantidad de dinero, y es por eso que están las sillas de ruedas estándar, diseñadas para servir a adolescentes y adultos de diferentes alturas y tamaños. Las medidas de sillas de ruedas estándar en general rondan alrededor de los mismos números. Suelen poseer setenta y cinco centímetros de ancho, una longitud máxima de 120 centímetros y una altura de no más de ciento diez.

Si bien estos números varían, suelen estar en el mismo rango. Las medidas importantes al hablar de sillas de ruedas son aquellas que se utilizan para asegurarse de que esta sea la apropiada para cada uno. Debe haber dos dedos de separación entre los muslos y el lateral de la silla, así como también entre los muslos y el apoya brazos. Debe haber entre tres y cinco centímetros entre el borde delantero del asiento y la parte posterior de la rodilla; el respaldo debe ser dos dedos más bajo que la escápula, ya que no debe interferir al mover el brazo hacia atrás. Además de esto, el reposabrazos debe estar colocado 2 cm por encima del codo con el brazo extendido, y el reposapiés no debe tener menos de 5 cm de altura, aunque tampoco es recomendable que tenga más de diez. Finalmente, es importante que la inclinación del asiento no sea mucha para evitar deslizamientos hacia adelante, ocasionando presión en el sacro; para evitar esto es recomendable inclinar el asiento entre 1 y 4 grados hacia atrás, para asegurarse de que el ocupante se mantenga en su lugar.

 

 

 
 

Diferentes tipos de medidas

Como dato, podemos agregar que las sillas de ruedas no fueron utilizadas para transportar personas con movilidad reducida hasta el siglo III antes de Cristo, en China. Incluso en ese entonces eran utilizadas principalmente por hombres de riquezas y poder, quienes se creían demasiado importantes como para desplazarse de la misma forma que el resto o las utilizaban como una forma de demostrar su superioridad. Esto era muy común especialmente en Europa, siendo el rey Felipe II de España, uno de los más famosos, ya que, alrededor de 1595, adaptó su trono para que fuese una silla de ruedas y pudiera transportarse por su palacio sin tener que moverse o levantarse de su trono. Si bien no está confirmado, los registros demuestran que no tenía ninguna dificultad para caminar, y que la utilización de esta silla era exclusivamente para demostrar su poder. La primer silla de ruedas auto propulsable apareció en 1655. Fue construida por un mismo parapléjico, Stephen Farfler, quien era relojero y utilizo todos sus conocimientos para lograr que la silla pudiese ser movida por quien la utilice, sin necesidad de un segundo que la empuje desde atrás.

Las sillas de ruedas se pueden dividir en dos tipos, manuales o eléctricas; las manuales, como indica su nombre, son impulsadas por quien utiliza la silla, quien hace girar las ruedas empujando los aros acoplados que están colocados en el exterior de las mismas. Pueden ser tanto plegables como rígidas, y en general están hechas de materiales ligeros, como por ejemplo titanio, ya que esto le otorga ligereza a la silla, lo cual la hace más fácil de mover para el usuario. Las sillas eléctricas, por otro lado, son impulsadas gracias a motores a batería. Estas sillas poseen un controlador de tipo joystick, además de un panel de control, mediante los cuales puede configurar la velocidad y dirección de la silla, además de otras funciones, dependiendo del modelo de silla. Algunos modelos incluyen controles que pueden ser utilizados con la boca, para aquellos que no puedan utilizar sus bocas para esto, así como hay también modelos que permiten reclinar el asiento, cambiar de posición él apoya pies o apoya brazo, e incluso calentar el asiento, si se trata de modelos lo suficientemente modernos.